El Destino CIII

Nebadur fue el último en despertar, se sentía pletórico. Tras recobrar las energías, aún conservaba lo que había experimentado durante la fiesta. Esa plenitud, sentirse parte de algo grande en donde no existían la razas ni los enemigos… ni siquiera el mal destructor. Pero por la luz se dio cuenta de que la mañana debía … Sigue leyendo El Destino CIII

Anuncios

El Destino CI

Por la mañana siguiente, mientras Luan se encargaba de los negocios, Nebadur, el dios y Mek se dedicaron a pasear por las calles de la población. Buscaban problemas a cuya solución podrían ayudar como hacían habitualmente. La magia del joven había evolucionado poco a poco, eran pequeñas cosas que lo iban fortaleciendo. Bajo la premisa … Sigue leyendo El Destino CI

El Destino XCVII

-Yo… sí -contestó Nebeadur cohibido. Las palabras del dios habían apaciguado en gran parte a Luan. Nunca le estaría lo suficientemente agradecido por ello. Porque, tras aquella conversación, saber que la habría fallado hubiera sido fulminante para él, el cual lo último que deseaba era disgustar de cualquier modo a su familia… lo cual lo … Sigue leyendo El Destino XCVII

El Destino XCV

Siguieron caminando durante un rato y el joven no podía dejar de mirar a todos los lados con curiosidad. Tenía sentimientos encontrados, por un lado no le deseaba problemas a nadie pero por otro quería que alguien los tuviera y pudiera ayudarlo con lo que estaba aprendiendo. Sí, debía obrar con cautela. Eso exigía que … Sigue leyendo El Destino XCV

El Destino XCIII

-¿Y… cómo vamos a empezar? -le preguntó Nebadur al dios una vez estuvieron los tres fuera de la posada. Este sonrió y respondió: -Ya verás, primero daremos un paseo. El joven parpadeó confundido. Se suponía que iban a trabajar, no a simplemente pasear por mucho que a él le gustase conocer mejor el lugar. Corellon … Sigue leyendo El Destino XCIII

El Destino LXXXV

El dios contestó: -El aprendizaje y el crecimiento van de la mano. Nebadur sabía cosas, cosas que incluso se les escapaban a los dioses. Sólo así podía entenderse que pudiera darles lecciones las quisieran o no. Por supuesto que ninguna deidad, celosa de su poder, revelaría el ascendente que Nebadur tenía sobre ellos porque es … Sigue leyendo El Destino LXXXV