El Monte Ombligo CCL

El mejor juego es aquel en el que no te das cuenta de que estas jugando. (John Katzenbach)

Poco a poco las partidas comenzaron a ser más largas y exigentes, los novatos, con su experiencia y la facilidad innata de los Goa’ulds para entender las cosas rápidamente no tardaron mucho en seguirles el ritmo a los demás.

Ángelo también se sentía dentro de ese grupo ya que, aún que conociera el juego gracias a su memoria genética, también era la primera vez que lo jugaba y no solo eso, sino que además era el más joven de todos.

“Qué ironía…” pensó para si mientras no iba ya que tenía unas cartas malísimas y ya se había tirado un farol la vez anterior, de vez en cuando no estaba mal mostrar la verdad.

“Míralo por el lado positivo, has empezado fuerte desde joven, si puedes ser Supremo Señor del Sistema con la edad que tienes lo que te pueda venir cuando tengas la edad de tu padre no será tan difícil ” le dijo Samuel divertido siguiendo sus pensamientos.

” Samuel… tú y tus vasos medio llenos” le respondió Ángelo reprimiendo las ganas de poner cara de circunstancia.

“¡Hombre! Me negarás que no es mejor una copa de vino medio llena que medio vacía.”

Ángelo ante ese comentario sonrió a medias mientras le comentaba:

“Por lo que veo te has levantado con ganas de fiesta hoy”

“No fue cosa mía, fuiste tú y los demás que me habéis picado el gusanillo ” le respondió socarrón su anfitrión.

“¿ Yo? ¿Los otros? ¿Qué hicimos?” planteó curioso Ángelo mientras se volvían a repartir las cartas para una nueva partida y las observaba, estas eran mejor que las anteriores, a ver si le salían las adecuadas.

“Sí, sí, vosotros y tu memoria. Primero el juego y luego Las Vegas… no tenía ni idea de que en la Tierra hubiera habido un sitio como ese, me habría encantado ir “

“Samuel… conociéndote el primer día ya te habrías quedado en calzoncillos…” le replicó muy divertido el Supremo Señor del Sistema mientras indicaba con un breve gesto de su mano que le dieran otra carta.

“Bah, no es cierto, si que me podría haber casado algún Elvis con una chica y perder todos mis ahorros pero más allá de ahí… no creo” le respondió pensándolo con

“¿Y te parece poco? Sabes que esos casamientos eran reales aunque te los hiciera un “muerto” ¿ verdad? ”

“Bueno, hay un cincuenta por ciento de que la chica sea la ideal ¿no?” le respondió jocoso y volviendo a usar la técnica de el vaso medio lleno.

“Claro, me hubiera gustado ver como les dirías a tus hijos como os conocisteis “le dijo Ángelo realmente divertido, Samuel tenía ese don, el de hacerle reír como nadie.

Se sentía muy agradecido por haber dado con un anfitrión como él, lo había apoyado y ayudado desde el principio y Ángelo siempre había sido transparente con él, como debía ser una verdadera simbiosis.

“No tendrían por que saberlo todo” bromeó Samuel, se veía que estaba de muy buen humor, él también estaba disfrutando del juego y por otro lado le agradaba enormemente el rumbo que estaban tomando las cosas.

La Tercera Guerra Mundial lo había cogido siendo pequeño, por ello no recordaba nada antes de como se encontraba la tierra ahora, Ángelo tenía el deseo de que algún día su anfitrión pudiera ver Tau’ri incluso mejor de como estaba en su memoria genética.

“Otra cosa es que lo descubrieran” le contestó el Supremo Señor del Sistema de buen humor mientras observaba como a cada partida su madre y su padre se compenetraban cada vez más lo cual empezaba a poner el juego a otra altura.

Anterior

Anuncios

Un comentario en “El Monte Ombligo CCL

  1. Pingback: El Monte Ombligo CCLI | Anuska Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s